Desde el principio intentamos producir diversas cosas en el campo. Algunas con éxito y otras no tanto. Exploramos todas las no tradicionales, por suerte solo intelectualmente (informarnos). Ñandúes, caracoles, nutrias, conejos, y varias más. Descubrimos que son un gran negocio... para los que venden los planteles iniciales y los insumos.

Tuvimos gansos. Pero se multiplicaron y depués de que limpiaran los brotes de una pastura que sembró un vecino, los eliminamos (regalamos la mayor parte).

También patos. Más como adorno que por su producción de huevos (escasa) y carne. Una incursión de nuestros perros los liquidó a todos. Y no volvimos a intentar.

Algunos años cultivamos maíz, y trigo (una vez) en un potrero de 4 hectáreas que actualmente hemos vendido.

En la actualidad, la granja incluye:

Gallinas / Ovejas / Cerdos / Huerta / Frutales

...y tenemos previsto criar conejos en muy pequeña escala, cuando podamos construir la infraestructura. Solo para consumo nuestro.

Aunque teníamos algunas fantasías sobre alimentos orgánicos, el tema es demasiado complejo y nos conformamos con no utilizar insecticidas químicos en la huerta y alimentar sanamente a las aves de corral y animales.


AVES DE CORRAL

Solamente hicimos un ensayo a pequeña escala con codornices, sin mayores problemas. Pero verificamos dos cosas: no existe en la zona un mercado para los huevos de codorniz. Y la famiia, luego de la novedad, también dejó de consumir, por lo que terminamos haciendo escabeche con las poquitas aves que quedaron al final.

Creemos que es el único registro gráfico que tenemos. Todavía guardamos las jaulas (por si algún día...)


Además de la provisión de huevos para toda la familia, durante casi todo el año, y de suculentos pucheros de gallina, el gallinero es una fiesta para los ojos.

Producción de un día y medio (época de alta)

Hemos hecho varios intentos de criar pollos híbridos para carne. Llegamos a la conclusión de que no es negocio.

Si los criamos con balanceado, para que crezcan rápido y sean tiernos, son iguales que los que podemos comprar en una pollería buena. Y el costo final no es mucho más bajo.
Si los criamos con maíz y a campo, demoran en crecer y terminan siendo iguales a los pollos de campo.

 

Gansos y gansitos en la pileta que fabricamos para ellos. La foto es de antes que se convirtieran en "plaga" y tuviéramos que erradicarlos.

 

Patos jóvenes en un cuadro del gallinero (para protegerlos de predadores)

 

Pollitos en el criador. Una "madre" artificial con calor, comida especial y protección contra alimañas, donde los tenemos hasta que son más grandes y podemos llevrlos al gallinero.

Son de gallinas "criollas", de raza indefinida.


OVEJAS

 

Manso como una oveja... de Campos de Morondanga.

Comen de la mano (algunas).

La magia de la vida.

Corderito recién, recien nacido.
Todavía no se paró.

Abajo a la dercha, se ve la placenta.

Otro de los regalos del campo. Nuestros nietos han podido ver el nacimiento de corderos y lechones.

Abajo: corderitos jóvenes.

La esquila. En diciembre, hay que quitar la lana a las ovejas, para que soporten mejor el calor del verano.

Oveja cara negra. Dan muy buena carne. Plantel renovado a partir de 2017.

 

Foto: Claudia.


CERDOS

La primera parición. No teníamos parideras todavía. El escenario es en el tinglado. La chancha es la colorada: la primera.

La primera salida a comprar animales, fue en busca de corderitos, para iniciar la majada. No conseguimos, pero volvimos con tres lechones (dos hembras y un machito). Al tiempo nos percatamos de que eran hermanos: las hembras quedaron y el machito, capado, fue el que sirvió para la primera carneada, un año después (cosa de puebleros)

Los cerdos fueron los primeros animales de granja que tuvimos. Criamos en pequeña escala (nunca tuvimos más de tres madres), destinados exclusivamente al consumo propio. Solamente vendemos algunos lechones cuando la producción excede nuestras necesidades.

Tenemos seis parideras, aunque actualmente utilizamos solamente tres.

La chancha colorada. La primera que compramos.

Una excelente madre que vivió muchos años.

En la foto, con lechones de pocos días.

 

Abajo:
"cada lechón en su teta
es la forma de mamar"


HUERTA

 

La huerta fue también uno de los primeros emprendimientos que hicimos, Parcialmente exitoso.

Imagen de la huerta de uno de los primeros años.


En algunos períodos nos abastecemos de acelga, lechuga y aromáticas de manera permaneante.
Requiere más tiempo y esfuerzo del que podemos dedicarle, y los cuises y calandrias nos han complicado la vida.
A los cuises los pusimos a raya con alambre tejido fino abajo, y a las calandrias con la red que incorporamos recientemente (izquierda)

También incorporamos una huerta en altura, más cómoda para trabajar y fácil de proteger de heladas o soles demasiado fuertes.

Allí hacemos almácigos y cultivamos en pequeña escala perejil, rúcula, acelga, etc.

 

Flor de azafrán. Cultivo casi experimental en la huerta de altura.

 

Zapallito, lechuga, ciboulette, en cajones, en la huerta de altura.

 

Romero, orégano, menta (varios tipos), ajos, perejil, salvia, laurel, cedrón, ruda, albahaca, lavanda, son algunas de las aromáticas que cultivamos.

En la foto: planta de romero.

 

 

Calabazas, zapallos (varias especies), zapallitos, con diverso éxito (algunos años más y otros menos) en zonas libres, o entre los frutales.

 

 

Tomates cosecha febrero 2018. En ardua pelea con ratones o cuises,


CHACRA

 

Varios años cultivamos (chacarero mediante) maíz en el potrero de 4 hectáreas (que vendimos en el 2017)

En las fotos: la siembra, las plantas chicas y la cosecha.

 

Solamente un año sembramos trigo.

A la derecha: rollos de paja de trigo, que usamos para cama de los chanchos.

Abajo, derecha, Zoe de ayudante de tractorista.


CHACINADOS caseros

Desde el principio nos sumamos a la tradición mercedina de fabricar nuestros propios embutidos.

En la foto, de septiembre del 2003 vemos a Eduardo, vecino de la zona y baqueano en estas lides, junto a Don Romero, embutiendo salames al aire libre.

En algunas ocasiones trajimos gente para hacer las facturas. Ultimamente las hacemos con José y Juan (convocado ad-hoc)

Arriba: secadero de salames improvisado.

 

 

Izquierda: producción de chorizos de nuestra primera carneada.

 

El proceso de fabricación de embutidos es muy interesante. Nos parece que merece un desarrollo más completo, el que hacemos aparte.
Ir a página de embutidos

DULCES Y QUESOS
Una pequeña industria casera nos provee de dulces y, mermeladas. También quesos (dependiendo de poder compar leche en alguno de los tambios vecinos).
Producción experimental de quesos en enero de 2018. El más grande es un queso común. El otro es saborizado.
Higos en almíbar. De nuestra propia cosecha de higos.

ARBOLES FRUTALES

Con los frutales hemos tenido poca suerte.

Había dos viejos nogales, que dan año por medio una respetable cosecha. Pero además de que las plantas están viejas, las perritas se comen la mayor parte de las nueces cuando caen.

Plantamos tres pecam, que hace un año han comenzado a dar nueces. Muy pequeñas todavía.

Los limoneros no se llevan bien con el frío invernal pampeano. Este año, que fue más templado, tuvimos una cosecha importante.

Quinotos y otros frutales, no crecen ni producen. Las plantas de quinoto las transplantamos a otro lado, pero demoran en adaptarse.

La higuera es el frutal más productivo. Pero competimos con loras y calandrias. Estamos instalando una red protectora, como la de la huerta.

Moreras. Con bastante producción, que compartimos con las calandrias. Materia básica para dulces, mermeladas y chutney.

 
 


Para escribirnos:

berta@tizaymouse.com