Campos de Morondanga significa para nosotros muchas cosas.

Después de haber vivido en grandes ciudades (Córdoba, Buenos Aires) como citadinos, lo primero fue la aventura de un lugar lejos del asfalto, del ruido, de la contaminación, de las muchedumbres. Con todas las comodidades que la tecnología y la industria nos brinda (electricidad, agua, televisión, Internet), pero también obligados a otra forma de vida.

Fue el lugar en que brindamos a nuestros nietos la posibilidad de conocer otro mundo: el del verde, el sol, los animales y aves de corral. La vida y la muerte. El espacio abierto. Pudimos convivir con ellos mucho más que con nuestros hijos cuando eran chicos. Veranos enteros primero, fines de semana más adelante. Y aunque ahora vienen de manera mucho más espaciada... ¡quién nos quita lo bailado!

Y, aunque parezca raro, la vida familiar creció. De los almuerzos del domingo típicos del encuentro familiar en las ciudades, a fines de semana completos, intensos, bien vividos.

Y en Mercedes encontramos muchos nuevos amigos, con quienes hemos compartido hermosos momentos en el campo o en la ciudad.

En las imágenes del campo, la pileta y el quincho ocupan un lugar importante, ya que es el centro de reunión de día, los fines de semana (que el clima permite) durante todo el verano.

Las aves que nos acompañan también resultan importantes y merecen un rincón.

Hemos reseñado la historia de campo, para nosotros y los que vengan después. Y también el paisaje, que hemos modificado y enriquecido con construcciones y muchos, muchos árboles (algunos ya grandes). Y en la página sobre vida cotidiana, relatamos lo que nos sucede o hacemos.

Por último, un rinconcito para los mapas, para quienes no conocen la zona. Con instrucciones sobre cómo llegar.

La pileta y el quincho. El lugar de reunión veraniego.
El paisaje del campo y de la zona. Rincones.
Vida cotidiana en Campos de Morondanga
Las aves que podemos ver y nos acompañan.

La Historia del campo (nuestra historia del campo).

 

En el botón: la puerta del departamento de barrio Once, en Buenos Aires. El lugar donde comenzó todo.

Mapas de la zona y cómo llegar a Campos de Morondanga
 


Para escribirnos:

berta@tizaymouse.com