Clic sobre flecha / papelito para acceder a las recetas

Pensar en una mermelada casera es sinónimo de merienda al regresar de la escuela cuando eramos pequeños, de la cocina de la abuela o de un paseo a un lugar alejado de la ciudad, donde se prepara como si fuera un té y en cantidad. Para poder volver a experimentar esos sentimientos, nada mejor que aprender algunas recetas caseras de mermeladas y dulces frutales. Además de ser más sanas, son mucho más económicas que "las de supermercado".

El primer paso para realizar cualquier tipo de dulce es elegir la fruta, que debe ser fresca. Las más frecuentes son las de fresa, durazno, ciruela o naranja, pero se pueden hacer también de hortalizas como tomate y zanahorias. Se aconseja que la fruta esté madura y no muy blanda, que posea aroma y color fuertes. Se pela, se quitan los huesos y se trocea. Se puede triturar la pulpa (según el caso) para que espese mejor. Se macera con azúcar para que suelte el zumo. Algunos les añaden un poco de zumo de limón para evitar que se oxiden.

Si envasamos nuestras mermeladas caseras al vacío podremos consumirlas hasta un año después sin que pierdan sus propiedades. Una vez abiertas pueden aguantar hasta tres meses en la heladera.

https://mejorconsalud.com/como-preparar-mermeladas-y-dulces-caseros/

EN ALMÍBAR

Quinotos en almíbar

Higos en almíbar

DULCES Y JALEAS

Dulce y jalea de membrillo

SECRETOS Y CONSEJOS

La pectina: esencial en jaleas y dulces.

Cómo esterilizar los frascos y pasteurizar los dulces

   


Para escribirnos:

berta@tizaymouse.com