Clic sobre flecha / papelito para acceder a las recetas

La cocción al vapor tiene la ventaja de mantener al máximo las características originales de los alimentos(color, textura y sabor natural), las pérdidas son mínimas.

Típica de la cocina oriental, es una técnica que permite elaborar platos livianos.
Se logran cocciones rápidas, manteniendo la humedad del alimento, sabores y aromas, sin necesidad de añadir grasas.

La buena fama de la cocina al vapor tiene mucha historia. Su origen se remonta precisamente a la Antigua China, donde campesinos y amas de casa usaban cestas de bambú y cáñamo sobre una olla de hierro para preparar platos exquisitos y con mínima perdida nutricional.

Con esta técnica, los alimentos se cocinan por infiltración de vapor, sin entrar en contacto directo con el agua. Las gotas de agua que ascienden al hervir el líquido, cocinan los alimentos de forma lenta, pero sin diluir sus propiedades. Además, permite resaltar el color y el sabor natural de los alimentos, evitando el agregado de grasas.

VAPORERAS

Existen muchos modelos y tipos. Incluso se puede improvisar una con un colador grande y una olla profunda (el colador no debe tocar el agua).

VAPORERA DE BAMBU

Es una cesta con 2 o 3 bandejas en las que la base es una grilla que permite pasar el vapor hasta la última canasta de la pila.

  • Los alimentos deben cortarse en trozos de similar tamaño.
  • Se debe agrupar en cada nivel los alimentos similares.
  • La vaporera se introduce en el wok y se vierte agua sin que toque la base de la canasta.
  • Cuando el agua hierve se colocan los alimentos dentro de la canasta.
  • En la bandeja inferior se colocan los más sólidos y que requieren mayor calor para su cocción (papas, zanahorias, carnes varias).
  • En la bandeja superior se colocan las pastas, zucchinis, zapallitos, cebollas, morrones y espárragos.
  • Se puede añadir al agua especias y distintas hierbas aromáticas. Para cocinar pescado, se puede añadir vino blanco.

Pan al vapor

   


Para escribirnos:

berta@tizaymouse.com