ELpescado es un alimento que se digiere fácilmente. Es rico en proteínas, con un contenido graso variable y relativamente bajo en calorías. Además, posee una serie de vitaminas y de elementos minerales que facilitan las funciones que se suceden en el metabolismo del organismo humano.

Al igual que en el caso de la carne, los huevos y la leche, el pescado aporta proteínas de gran calidad, al contener todos los aminoácidos esenciales. Entre los aminoácidos que abundan en las proteínas del pescado, figuran la lisina (muy necesaria para los niños en crecimiento) y el triptófano (imprescindible para la formación de la sangre). Ambos aminoácidos escasean en las proteínas de los cereales y de otros alimentos como los vegetales.

El pescado contiene grandes cantidades de vitamina A y D y también posee vitamina E (que ejerce un efecto protector antioxidante). En el pescado blanco abundan en el hígado, mientras que en el azul o graso se encuentran en la carne. Las sardinas son, a este respecto, uno de los pescados más ricos.

El pescado, en general, también es una buena fuente de vitaminas del grupo B, concretamente de vitamina B12.

En cuanto a los minerales, es muy rico en sodio, en potasio y algo menos en calcio. Por ejemplo, su contenido en yodo es unas 25 veces mayor que el de otras proteínas de origen animal.

El pescado frito es una buena fuente de calcio y fósforo; lo mismo sucede con las sardinas enlatadas. Por su contenido en minerales, el consumo de pescado es recomendable muy especialmente para niños en crecimiento y para mujeres embarazadas.

Abundan los ácidos grasos poliinsaturados, entre los que se encuentran los omega 3 (docosahexanoico o DHA y eicosapentanoico o EPA) y omega 6 (linoleico). También contiene ácidos grasos monoinsaturados y, en menor proporción, saturados.

En general, el contenido medio de hierro de pescados y mariscos es inferior a la carne

En un análisis promedio de las vitaminas que contienen pescados y mariscos destacan las vitaminas hidrosolubles del grupo B (B1, B2, B3 y B12) y las liposolubles A, D y, en menor proporción, E, almacenadas éstas últimas en el hígado, principalmente.

El contenido de vitaminas liposolubles es significativo en los pescados grasos y no lo es tanto en pescados blancos y mariscos. El aceite de hígado de pescado constituye la fuente natural más concentrada de vitamina A y de vitamina D.

Se puede comer mariscos con cuidado por el colesterol y se pueden cocinar de muy variadas maneras.

Ver más

"Propiedades nutricionales del pescado".

"Los beneficios de comer pescado para nuestra salud"

   


Para escribirnos:

berta@tizaymouse.com