Es un excelente depurativo, que ayuda a eliminar toxinas.

El ajo crudo tiene propiedades antisépticas, fungicidas, bactericidas.

Se recomienda comerlo crudo: cocido pierde más del 90% de su efectividad.

Se emplea para combatir parásitos intestinales.

Colabora en disminuir el nivel de ácido úrico, es estimulante, diurético, descongestionante y expectorante.

El ajo ayuda a eliminar residuos que van quedando en el organismo, ayuda bajar el colesterol malo o LDL. Su consumo frecuente previene la hipertención arterial y la mala circulación.

En casos de reuma, da excelentes resultados, crudo, rallado, aplastado o picado, en una taza con un caldo de verduras, tomándolo media hora antes de las comidas.


Ver más

"Propiedades curativas del ajo"

"El ajo" de Wikipedia

   


Para escribirnos:

berta@tizaymouse.com