Más consejos para la comida más importante del día.

Un desayuno, para que sea saludable, debe incluir al menos tres de los siguientes alimentos:

  • Leche, porque nos aporta calcio, una sustancia imprescindible para el crecimiento y el fortalecimiento de los huesos
  • Pan, aporta hidratos de carbono y una buena dosis de tono vital.
  • Frutas, son ricas y contienen una amplia gama de vitaminas.. Los expertos recomiendan ingerir un mínimo de cinco raciones de frutas y hortalizas al día, y qué mejor manera de seguir la norma que empezando por el desayuno.
  • Miel, junto con el azúcar contribuyen a endulzar nuestras mañanas y nos llenan de vitalidad.
  • Cereales, son una fuente de hidratos de carbono, o lo que es lo mismo, de energía. En el supermercado los encontramos con copos de maíz muesli, chocolate, frutas… Con ellos se hacen también la mayoría de las galletas.


NO DESAYUNAR ES MALO PARA LA SALUD

Desayunar es un buen hábito que tiene repercusiones positivas en la salud física y mental, lo que redunda en una mejor sensación de bienestar. Es la forma de comenzar el día mientras se pone en práctica la dieta equilibrada.

Las ventajas son numerosas:

  • mejora el estado nutricional, al contribuir al balance de energía y de variedad de nutrientes esenciales (calcio, hierro, magnesio, vitaminas del grupo B...),
  • permite un mejor y mayor rendimiento físico e intelectual (mejor memoria y más concentración)
  • y ayuda a controlar el peso, ya que hace posible que no se sienta un hambre voraz en la comida siguiente.

A la hora de elegir un desayuno equilibrado tenemos que pensar en que debe ser una comida sana, teniendo un aporte de aproximadamente una tercera parte de las calorías que nuestro cuerpo estaría necesitando durante todas las actividades que realicemos en el día, teniendo un ambiente relajado para poder disfrutar del mismo y que sea consumido en su debido tiempo, con un promedio de unos 15 minutos por lo menos, ya que comer a las apuradas también nos hará mal.

Lo ideal es que incluya siempre hidratos de carbono, cuyas fuentes varían de los panificados y hasta las galletas, siendo lo más ingerido generalmente las tostadas, acompañadas de mermelada de frutas o bien algún dulce sin muchas calorías, acompañado de una ración de leche y contando como complemento alguna fruta, que bien puede ser ingerida también como jugo de frutas.


   


Para escribirnos:

berta@tizaymouse.com